¿Qué dar a ese niño?


Navidad



Cristal, oro y rosa. Alba en Palestina.
Salen los tres reyes de adorar al rey,
flor de infancia llena de una luz divina
que humaniza y dora la mula y el buey.

Baltasar medita, mirando la estrella
que guía en la altura. Gaspar sueña en
la visión sagrada. Melchor ve en aquella
visión la llegada de un mágico bien.

Las cabalgaduras sacuden los cuellos
cubiertos de sedas y metales. Frío
matinal refresca belfos de camellos
húmedos de gracia, de azul y rocío.

Las meditaciones de la barba sabia
van acompasando los plumajes flavos,
los ágiles trotes de potros de Arabia
y las risas blancas de negros esclavos.

¿De dónde vinieron a la Epifanía?
¿De Persia? ¿De Egipto? ¿De la India? Es en vano
cavilar. Vinieron de la luz, del Día,
del Amor. Inútil pensar, Tertuliano.

El fin anunciaban de un gran cautiverio
y el advenimiento de un raro tesoro.
Traían un símbolo de triple misterio,
portando el incienso, la mirra y el oro.

En las cercanías de Belén se para
el cortejo. ¿A causa? A causa de que
una dulce niña de belleza rara
surge ante los magos, todo ensueño y fe.

¡Oh, reyes! ?les dice?. Yo soy una niña
que oyó a los vecinos pastores cantar,
y desde la próxima florida campiña
miró vuestro regio cortejo pasar.

Yo sé que ha nacido Jesús Nazareno,
que el mundo está lleno de gozo por El,
y que es tan rosado, tan lindo y tan bueno,
que hace al sol más sol, y a la miel más miel.

Aún no llega el día... ¿Dónde está el establo?
Prestadme la estrella para ir a Belén.
No tengáis cuidado que la apague el diablo,
con mis ojos puros la cuidaré bien.

Los magos quedaron silenciosos. Bella
de toda belleza, a Belén tornó
la estrella y la niña, llevada por ella
al establo, cuna de Jesús, entró.

Pero cuando estuvo junto a aquel infante,
en cuyas pupilas miró a Dios arder,
se quedó pasmada, pálido el semblante,
porque no tenía nada que ofrecer.

La Madre miraba a su niño lucero,
las dos bestias buenas daban su calor;
sonreía el santo viejo carpintero,
la niña estaba temblando de amor.

Allí había oro en cajas reales,
perfumes en frascos de hechura oriental,
incienso en copas de finos metales,
y quesos, y flores, y miel de panal.

Se puso rosada, rosada, rosada...
ante la mirada del niño Jesús.
(Felizmente que era su madrina un hada,
de Anatole France o el doctor Mardrús).

¡Qué dar a ese niño, qué dar sino ella!
¿Qué dar a ese tierno divino Señor?
Le hubiera ofrecido la mágica estrella,
la de Baltasar, Gaspar y Melchor...

Mas a los influjos del hada amorosa,
que supo el secreto de aquel corazón,
se fue convirtiendo poco a poco en rosa,
en rosa más bella que las de Sarón.

La metamorfosis fue santa aquel día
(la sombra lejana de Ovidio aplaudía),
pues la dulce niña ofreció al Señor,
que le agradecía y le sonreía,
en la melodía de la Epifanía,
su cuerpo hecho pétalos y su alma hecha olor.

Rubén Dario

Alejados de...



Mirada de niño


Manténme lejos de la sabiduría 
que no llora,
la filosofía que no ríe
y la grandeza 
que no hace una reverencia a los niños

Eleanor Roosevelt

Leer... una pasión total!

Leer


Cuando oigo que un hombre tiene el hábito de la lectura,
estoy predispuesto a pensar bien de él.
Nicolás de Avellaneda
Cuando rezamos hablamos con Dios,
pero cuando leemos es Dios quien habla con nosotros.
San Agustín
Lee y conducirás,
no leas y serás conducido.
Santa Teresa de Jesús
Uno no es lo que es por lo que escribe,
sino por lo que ha leído.
Que otros se jacten de las páginas que han escrito;
a mi me enorgullecen las que he leído.
Jorge Luis Borges
La lectura hace al hombre completo;
la conversación, ágil, y el escribir, preciso.
Sir Francis BaconAmar la lectura es trocar horas de hastío
por horas de inefable y deliciosa compañía.
John Fitzgerald Kennedy

Aprender a pensar

Pensamiento



Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nobel de Química en 1908, contaba la siguiente anécdota. Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que este afirmaba con rotundidad que su respuesta era absolutamente acertada.

Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo. Leí la pregunta del examen y decía: Demuestre como es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro. El estudiante había respondido: lleva el barómetro a la azotea del edificio y átale una cuerda muy larga. Descuélgalo hasta la base del edificio, marca y mide. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio.

Realmente, el estudiante había planteado un serio problema con la resolución del ejercicio, porque había respondido a la pregunta correcta y completamente. Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación, podría alterar el promedio de su año de estudios, obtener una nota más alta y así certificar su alto nivel en física; pero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel.

Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad. Le concedí seis minutos para que me respondiera la misma pregunta pero esta vez con la advertencia de que en la respuesta debía demostrar sus conocimientos de física. Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había escrito nada. Le pregunté si deseaba marcharse, pero me contestó que tenía muchas respuestas al problema. Su dificultad era elegir la mejor de todas. Me excusé por interrumpirle y le rogué que continuara.

En el minuto que le quedaba escribió la siguiente respuesta: coge el barómetro y lánzalo al suelo desde la azotea del edificio, calcula el tiempo de caída con un cronometro. Después se aplica la formula altura = 0,5 por A por T2. Y así obtenemos la altura del edificio. En este punto le pregunté a mi colega si el estudiante se podía retirar. Le dio la nota mas alta.

Tras abandonar el despacho, me reencontré con el estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a la pregunta. Bueno, respondió, hay muchas maneras, por ejemplo, coges el barómetro en un día soleado y mides la altura del barómetro y la longitud de su sombra. Si medimos a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio. Perfecto, le dije, ¿y de otra manera? Sí, contestó, este es un procedimiento muy básico para medir un edificio, pero también sirve. En este método, coges el barómetro y te sitúas en las escaleras del edificio en la planta baja. Según subes las escaleras, vas marcando la altura del barómetro y cuentas el numero de marcas hasta la azotea. Multiplicas al final la altura del barómetro por el numero de marcas que has hecho y ya tienes la altura. Este es un método muy directo. Por supuesto, si lo que quiere es un procedimiento más sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que cuando el barómetro está a la altura de la azotea la gravedad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores, y aplicando una sencilla formula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio. En este mismo estilo de sistema, atas el barómetro a una cuerda y lo descuelgas desde la azotea a la calle. Usándolo como un péndulo puedes calcular la altura midiendo su periodo de precesión. En fin, concluyó, existen otras muchas maneras. Probablemente, la mejor sea coger el barómetro y golpear con el la puerta de la casa del conserje. Cuando abra, decirle: señor conserje, aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo. En este momento de la conversación, le dije si no conocía la respuesta convencional al problema (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares). Evidentemente, dijo que la conocía, pero que durante sus estudios, sus profesores habían intentado enseñarle a pensar.

El estudiante se llamaba Niels Bohr, físico danés, premio Nobel de Física en 1922, más conocido por ser el primero en proponer el modelo de átomo con protones y neutrones y los electrones que lo rodeaban. Fue fundamentalmente un innovador de la teoría cuántica. Al margen del personaje, lo divertido y curioso de la anécdota, lo esencial de esta historia es que le habían enseñado a pensar. Por cierto, para los escépticos, esta historia es absolutamente verídica.

Nieve en el alma

Nieve

En la presencia clara de tu estar cercano,
cayó en mi alma una suave nevada,
el ambiente por dentro se llenó de calma...
Ninguna pisada,
la nieve se conservaba blanca.
Silencio,
una brisa ligera,
y tu mirada...
¡ahí estabas!
¡y cuando no estás...
que presencia de tu ausencia
y que frío en mi soledad!



Ambiente de nieve

Nieve

Todo el mundo sabe que una bola de nieve en la cara
 es el comienzo perfecto de una amistad duradera.

Markus Zusak

Nieve en León

Nieve en León

La maravilla de un copo de nieve,
supera la sabiduría 
de un millón de meteorologistas.
Sir Francis Bacon

Google nos pone al día

Pipi Calzaslargas

Es flipante la fuente de datos de Google... ¡Saben que Pipi cumple 65 años! Me pregunto que aspecto tendrá...Se agradece tener este tipo de información que rompe la rutina y nos hace recordar cosas inocentes... Todavía recuerdo el día que conmemoraban los cuentos de Andersen: ¡chulísimo!¡Felicidades Pipi: estés como estés seguro que sigues siendo GENIAL!

Yann Lepape

Yann Lepape

El fotógrafo francés Yann Lepape es actualmente uno de los nombres con peso dentro de las agencias internacionales de publicidad. Sus trabajos que apuestan por un perfeccionismo extremo, son el reclamo ideal para los anuncios de las marcas comerciales más importantes. Aunque comenzó su carrera como músico, tocando la trompeta y la flauta en distintas bandas de jazz, poco a poco fué abandonando esta su primera profesión por su gran afición a la fotografía, que en el 2003 se convertiría en su proyecto personal y profesional para comenzar a trabajar como fotógrafo freelance.

Deja de esperar

Pereza


Pretextos. —Nunca te faltarán
para dejar de cumplir tus deberes.
¡Qué abundancia de razonadas sinrazones!     
No te detengas a considerarlas.
—Recházalas y haz tu obligación.
San Josemaría Escrivá

Manifiesto de la delgada línea rosa

La delgada línea rosa

1. Queremos localizar la línea finísima y misteriosa que separa lo que funciona de lo que no funciona. Cuando lo consigamos, colgaremos un cartel de “game over” y dejaremos esto.
2. El rosa, el arte, la moda, la arquitectura, la música y el cine serán elementos esenciales de nuestro blog.
3. Cero prejuicios. El rosa es un color democrático.
4. Dirás sí al arte contemporáneo, a los viajes sin destino, a la helvética, a las palomitas con Lacasitos, a los macarrons, a la música que en el pasado te gustó aunque ya no vaya mucho contigo, a prefijos y sufijos tan cool como meta- y -érrimo, al reciclaje, al 2.0, a las derivas urbanas, a las manzanas, a las libretas de bolsllo, al cine de Dreyer y también al de Rosellini.
5. Dirás no a las servilletas de papel, a los paraguas plegables, a los rodapiés, a los comportamientos ortopédicos, a las fotos tuenti, a las gafas de sol en lugares cerrados, a los fuera de escala, a la times roman, a los uuh nena, a los error fatal :out of memory shutting dawn, a los visillos con puntilla y a las modernas que se creen Amelie.
6. Para detectar esta misteriosa línea no hace falta ser un gurú de la moda, ni un consagrado artista, ni un arquitecto vestido de negro, ni tener un exquisito paladar ni llevar una claqueta en la mano.
7. La delgada línea rosa es invisible y espacial, pero tiene textura, color, sabor y banda sonora. Sólo hace falta estar atento, tener una mente elástica y una mirada universal.
8. Queremos viajar, visitar museos y bibliotecas, asistir a catwalks, a conciertos, a ruedas de prensa, twittear, comer con palillos, sacar fotos y tomar notas. Tener pinceles, guías de ciudades, instalaciones y happenings en el salón de casa (pero estudiar no nos parece mal).
9. Lo reconocemos:
Nos gusta el arte, pero las tiendas de los museos a veces nos molan más.
Nos gusta el sushi pero una buena tortilla de patata más.
Nos gusta Blade Runner pero Toy Story más.
Johnny Depp tiene misterio pero una cena con Joaquín Reyes mola más.
Nos gusta la Eames plastic side chair pero nuestro sofá de casa tambien tiene su encanto.
10. Manifiestate!

http://ladelgadalinearosa.wordpress.com/manifiesto/#comment-644

Perdóname por ir así buscándote...

Perdón

Perdóname por ir así buscándote
tan torpemente, dentro
de ti.
Perdóname el dolor alguna vez.
Es que quiero sacar
de ti tu mejor tú.
Ese que no te viste y que yo veo,
nadador por tu fondo, preciosísimo.
Y cogerlo
y tenerlo yo en lo alto como tiene
el árbol la luz última
que le ha encontrado al sol.
Y entonces tú
en su busca vendrías, a lo alto.
Para llegar a él
subida sobre ti, como te quiero,
tocando ya tan sólo a tu pasado
con las puntas rosadas de tus pies,
en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo
de ti a ti misma.
Y que a mi amor entonces le conteste

la nueva criatura que tú eres.



Pedro Salinas

INVICTUS

Mandela

Desde la noche que sobre mí se cierne,
negra como su insondable abismo,
agradezco a los dioses si existen
por mi alma invicta.

Caído en las garras de la circunstancia
nadie me vio llorar ni pestañear.
Bajo los golpes del destino
mi cabeza ensangrentada sigue erguida.

Más allá de este lugar de lágrimas e ira
yacen los horrores de la sombra,
pero la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma


Hace unos días volví a ver la película de “Invictus” de Clint Eastwood. En un momento del filme, Nelson Mandela le envía, de puño y letra, un poema al capitán de los Springboks, Francois Pienaar, que le sirvió como sustento espiritual en sus años de prisión. El poema citado se llama “Invictus” (título del filme) y fue escrito por el poeta inglés William Ernest Henley, nacido en 1849.

Es más que interesante la historia detrás del poema. La infancia de Henley fue complicada: sufría de tuberculosis que afectó sus huesos de tal modo que, a los 12 años, debió soportar la amputación de su pierna izquierda por debajo de la rodilla. No obstante, la mutilación no menguó su buen humor y energía. Sus amigos lo recuerdan como un hombretón, brillante, inteligente, con una barba rojiza y una risa contagiosa, colgado de su muleta.

Uno de sus amigos literarios, Robert Louis Stevenson, confesó que se inspiró en Henley para su personaje Long John Silver, el marino con pata de palo de su célebre “La isla del tesoro”.

Los problemas de salud afectaron a Henley toda su vida. Trató de ganarse la vida como periodista, pero su vida cotidiana se veía interrumpida por largos lapsos de internación en el hospital.

Fue en uno de esos momentos, en el que se planteó la necesidad de amputar la otra pierna para salvarle la vida. Henley se opuso a la recomendación y se trató con el cirujano Joseph Lister, que experimentaba un revolucionario método de tratamiento: esterilizar los instrumentos con ácido fénico y utilizar guantes limpios estériles. (Como dato adicional: el nombre del enjuague bucal conocido comercialmente como “Listerine”, es un homenaje a Lister). Aunque el tratamiento no tuvo un éxito completo, evitó la amputación de la pierna que le quedaba.

Henley falleció a los 53 años y fue enterrado en el mismo cementerio que su hija, que también tuvo su cuota de celebridad por la literatura: ella era la niña que llamaba a J. M. Barrie como “Fwendy” (en vez de “friendy”) que inspiró al autor de “Peter Pan” para crear a su personaje Wendy.

“Invictus” fue escrito por Henley en 1875 y publicado trece años después, en un libro de versos, sin título, agrupado con otros poemas. El título en latín “Invictus” fue agregado en una recopilación de poemas de Oxford por Arthur Quiller-Couch en 1900. Henley escribió el poema en una cama de hospital, en esos oscuros tiempos en los que se debatía contra la amenaza de una nueva amputación para salvar su vida.

Construir puentes

Puente

De todos los títulos que en el mundo se conceden el que mas me gusta es el de Pontífice, que quiere decir literalmente constructor de puentes,.. en la antigüedad cristiana se refería a todos los sacerdotes y en buena lógica, iría muy bien a todas las personas que viven con el corazón abierto.
Es un titulo que me entusiasma porque no hay tarea mas hermosa que dedicarse a tender puentes hacia los hombres y hacia las cosas. Sobre todo en un tiempo en el que tanto abundan los constructores de barreras.
En un mundo de zanjas ¿que mejor que entregarse a la tarea de superarlas?.
Pero hacer puentes -y sobre todo hacer de puente- es tarea muy dura. Y que no se hace sin mucho sacrificio.
Un puente por de pronto, es alguien que es fiel a dos orillas pero no pertenece a ninguna de ellas... Y lógicamente, sale caro ser puente... Este es un oficio por el que se paga mucho mas de lo que se cobra.

Un puente es fundamentalmente alguien que soporta el peso de todos los que pasan por él. La resistencia, el aguante, la solidez son sus virtudes,...Y un puente vive el desagradecimiento: nadie se queda a vivir encima de los puentes, su tarea posterior es el olvido
Incluso un puente es lo primero que se bombardea en las guerras cuando riñen las dos orillas. De ahí que el mundo este lleno de puentes destruidos

A pesar de ello, amigos míos que gran oficio ser "puentes", entre las gentes, entre las cosas, entre las ideas, entre las generaciones.
El mundo dejaría de ser habitable el día en que hubiera en el mas constructores de zanjas que de puentes.
Hay que tender puentes, en primer lugar hacia nosotros mismos, hacia nuestra alma..., y un puente hacia los demás...

Jose Luis Martin Descalzo

Leer y compartir


Dios


Ayer pensé en subir este sugerente poema que encontré en uno de los libros que estoy leyendo, se trata del libro "Carta a los buscadores de Dios" es una cita de otro texto. Leer es una pasión que por la red resulta fácil compartir...

Señor mi Dios, mi única esperanza,
haz que, cansado, no deje de buscarte,
sino que siempre busque tu rostro con ardor.
Dame la fuerza de buscar,
Tú que te dejaste encontrar,
y me diste la esperanza de encontrarte siempre.
Ante Ti está mi fuerza y mi debilidad:
conserva aquella, sana esta.
Ante Ti está mi ciencia y mi ignorancia;
donde me has abierto, acógeme al entrar;
donde me has cerrado, ábreme cuando llamo.
Haz que me acuerde de Ti,
que te entienda, que te ame. Amén.


(De Trinitate, 15,28,51)

flores bellas

Naturaleza



En esta ocasión 
no son sólo las flores 
las que son bonitas, 
es sobre todo 
el hermoso equilibrio 
de colores y tamaños 
los que causan admiración.

Unidad!




Unidad



El éxito de nuestra selección se basa en la leyenda del lema que aparece en la página web
y cuelga de las paredes del recinto del Manchester United:
We are united

Grandeza




Grandeza


No temáis a la grandeza; algunos nacen grandes, algunos logran grandeza, a algunos la grandeza les es impuesta y a otros la grandeza les queda grande.

William Shakespeare

Ecuanimidad


Ecuanimidad


Nada debe turbar la ecuanimidad del ánimo; hasta nuestra pasión, hasta nuestros arrebatos deben ser medidos y ponderados.

¿Eres auténtico?




No basta ser bueno: has de parecerlo. ¿Qué dirías de un rosal que no produjera más que espinas?

Josemaría Escrivá de Balaguer

¡Me encanta la música!



Estoy seguro de que la buena música, alarga la vida
Jehudi Menuhin
...y yo estoy segura de que en el Cielo habrá música

Amistad




¿Qué cosa más grande que tener a alguien
 con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?
Marco Tulio Cicerón

Sensibilidad artística


 
 


Todos los artistas tienen en común la experiencia de la distancia insondable que existe entre la obra de sus manos, por lograda que sea, y la perfección fulgurante de la belleza percibida en el fervor del momento creativo: lo que logran expresar en lo que pintan, esculpen o crean es sólo un tenue reflejo del esplendor que durante unos instantes ha brillado ante los ojos de su espíritu
Juan Pablo II

Crisis del hombre



Silvia


La crisis más peligrosa que puede afectar al hombre es la confusión del bien y del mal, que hace imposible construir y conservar el orden moral de los individuos y de las comunidades
Juan Pablo II

Felicidad


Felicidad


Si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin

Antoine de Saint-Exupery

En honor de Benedicto XVI



Benedicto XVI
"Si los españoles habláramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar"
Manuel Azaña

La obra de Levi van Veluw



 
La obra de Levi van Veluw es creada literalmente en su cabeza. El artista holandés utiliza en su trabajo diversos tipos de materiales, colores, formas, mensajes jugando con su finalidad y dando otro significado a su utilización.

La única constante de su trabajo es realmente su cabeza, lo demás cambia en una especie de juego del artista para hacernos ver más allá de lo que estamos acostumbrados a mirar. Las fotografías no son modificadas digitalmente y cada una de ellas posee una historia para reforzar a los espectadores su idea.

En esta tarde, Cristo del Calvario...



En esta tarde, Cristo del Calvario,
vine a rogarte por mi carne enferma;
pero, al verte, mis ojos van y vienen
de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza.

¿Cómo quejarme de mis pies cansados,
cuando veo los tuyos destrozados?
¿Cómo mostrarte mis manos vacías,
cuando las tuyas están llenas de heridas?

¿Cómo explicarte a ti mi soledad,
cuando en la cruz alzado y solo estás?
¿Cómo explicarte que no tengo amor,
cuando tienes rasgado el corazón?

Ahora ya no me acuerdo de nada,
huyeron de mi todas mis dolencias.
El ímpetu del ruego que traía
se me ahoga en la boca pedigüeña.

Y sólo pido no pedirte nada,
estar aquí, junto a tu imagen muerta,
ir aprendiendo que el dolor es sólo
la llave santa de tu santa puerta. Amén

Código de excelencia de un artista



Pablo Picasso

"La calidad de un pintor depende de la cantidad de pasado que lleve consigo"


Pensamiento de Pablo Picasso, 
encontrado en el sobre de un azucarillo en 2010

Pienso que el código de excelencia de un artista también depende de su capacidad de mirar y reflejar la realidad. Hay muchas realidades y muchos modos de plasmarla. Solamente algunos consiguen producir admiración... y no son todos los que la buscan, sino los que trabajan independientemente de la fama. Pintar es relativamente fácil, lo difícil es producir ese no sé que llamado belleza.



La ciudad

Elena Queralt


La originalidad consiste en el retorno al origen; así pues, original es aquello que vuelve a la simplicidad de las primeras soluciones
Pensamiento de Antonio Gaudí
Imagen de Elena Queralt

Inspiración




Inspiración


"La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando"

Pensamiento de Pablo Picasso

Paisaje mágico





Urueña


La libertad es el gran espejo mágico donde toda la creación pura y cristalina se refleja; en ella se abisman los espíritus tiernos y las formas de la naturaleza entera.


Pensamiento de Novalis
Imagen realizada para la Villa del libro (Urueña)

Infinitud de los amarillos en Urueña



Urueña



¿Conoceis el lugar donde van a morir

las arias de Händel?

Creo que es aquí en este espacio

donde se inventa la infinitud de los amarillos;

un espacio en el centro del centro de Castilla

en el que nuestros cuerpos podrían sanar para siempre

y tus ojos y mis ojos

mirasen estos páramos

con piedad absoluta

y en donde hasta el espíritu suele arrodillarse

para hacernos su ofrenda

en rosales de sangre.

En este espacio hay un fuego blanco

en el que viene a expirar esa música

que nos llega de lejos, ¡de tan lejos!

¿Conocéis el lugar donde va a morir

las arias de Händel?

Está aquí, en una tierra con más cielo que tierra,

donde los ruiseñores serenan la alameda

y la alameda serena a los ruiseñores,

y con la emanación

húmeda del tomillo más nocturno,

acude un emjanbre de estrellas

a venerar la última espina de Cristo.

En el lugar donde la luz

llora luz,

y la catedral de los cardos

alza su grito de silencio,

y están solas, muy solas, las vírgenes anunciadas,

y el pueblo amurallado y muerto

asciende vivo sobre un horizonte de lágrimas,

no sé si como un salmo

o como una corona de piedras inciertas.

¿Conoceis el lugar donde van a morir

las arias de Händel?

Está aquí, en el centro del centro de Castilla,

dondo por los linderos morados

se tensa, como un arco, de la luz;

en un espacio en que la nada es todo

y el todo es la nada,

y en el que junio joven viene por los montes

vertiendo de su copa oro líquido.

Es un lugar en el que el espacio y el tiempo

sólo son una hoguera

que arde y que mantiene su combustión

gracias a nuestras vidas (quiero decir:

gracias a nuestras muertes).

La música que más amáis

aquí tiene su tumba.

Es la música que, a través de la respiración de las espigas,

viene a morir en la luz que respiran nuestros pechos.


Texto de Antonio Colinas
Imagen realizada para la Villa del libro

Lluvia


Lluvia


Se que estás aquí,
porque huele fuerte el campo
porque la tierra se arropa con tu húmedo manto,
porque algunos hombres
se esconden y los pájaros...
apagan su canto.

Se que estás aquí,
porque suena débil
y otras veces fuerte,
de las nubes el llanto
y porque golpeas,
a tu intermitente paso
en puertas, ventanas y bancos.

Se que estás aquí
porque el aire contigo moja,
porque con tus huellas lavas
piedras, cristales y caras,
y pintas de charol las cosas más raras.

Y sé que estás aquí
porque cuando vienes algunos lloran,
otros, los menos, como yo
disfrutamos de tu llegada.
¿Y es que la lluvia no es risa?
¿No es acaso locura de agua traviesa,
que no busca reposo,
ni lugar concreto?
¡Que resbala por todo
o simplemente en un seto!

¿No lame las flores
o besa en la cara
a niños y a mayores?

¿Y cuando no vienes
Lluvia tranquila...?:
El campo se seca,
la tierra se agrieta;
hay hombres que no lloran
-¡y lo que es peor!-
a algunos mayores
nadie los besa.

Poema escrito en Burgos antes de 1997

Experiencias creativas


Urueña




"Donde quiera que haya niños -dice Novalis-, existe una edad de oro". Pues por esa edad de oro, que es como una isla espiritual caida del cielo, anda el corazón del poeta, y se encuentra allí tan a su gusto, que su mejor deseo sería no tener que abandonarla nunca.

Isla de gracia, de frescura y de dicha, edad de oro de los niños; siempre te halle yo en mi vida, mar de duelo; y que tu brisa me dé su lira, alta y, a veces, sin sentido, igual que el trino de la alondra en el sol blanco del amanecer!"

Texto del Prologuillo de Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez

Luna



Urueña




Pareces estática en tu cielo de nubes...
unas veces te envuelves en velos de aire
y otras atrevida luces como una esfera de nácar.
Con tu azul donaire...
¿a quien no seduces?
Eres luna... variable y coqueta
si quieres muestras tu figura completa
o apareces de perfil
mirando a la vez, el cielo y la tierra.

Desde tu luz mortecina
inspiras nostalgia o pena,
pero sólo eres amiga de niños, locos y poetas,
por eso sólo a ellos abres el alma
y te entregas con intimidad plena

De los amantes eres testigo,
pero no compartes con ellos: nada
¡nunca! fueron de tus amigos
convirtieron tu inocente oscuridad
en aliada de sus desvarios.

Dijeron de ti los emigrantes
que siempre estabas ahí,
que fuiste con ellos de acá para allá...

¿No demuestra eso tu generosa fidelidad?
Luna brillante
¡Que suerte cada noche
gozar de tu lealtad!
Cuando todos se van tu te quedas.
Mientras todo se llena de oscuridad,
tu te enciendes.
Cuando todos descansan,
¡tu nos velas!
¡Te quedas, te enciendes y velas!

No pareces astro,
pareces madre que nunca nos deja...
Cada día te ocultas,
más nunca te alejas
y cada noche vuelves
con tu luz secreta.

Pintura realizada para La Villa del Libro en Urueña

Rubén de Luis

Rubén de Luis

Paisaje al óleo de la Hiruela, nevado

Precioso paisaje lleno de luz. 
Quizá en pintura es lo más difícil de plasmar, 
pero lo más admirable al contemplar el cuadro.