Amistad




¿Qué cosa más grande que tener a alguien
 con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?
Marco Tulio Cicerón

Sensibilidad artística


 
 


Todos los artistas tienen en común la experiencia de la distancia insondable que existe entre la obra de sus manos, por lograda que sea, y la perfección fulgurante de la belleza percibida en el fervor del momento creativo: lo que logran expresar en lo que pintan, esculpen o crean es sólo un tenue reflejo del esplendor que durante unos instantes ha brillado ante los ojos de su espíritu
Juan Pablo II

Crisis del hombre



Silvia


La crisis más peligrosa que puede afectar al hombre es la confusión del bien y del mal, que hace imposible construir y conservar el orden moral de los individuos y de las comunidades
Juan Pablo II

Felicidad


Felicidad


Si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin

Antoine de Saint-Exupery

En honor de Benedicto XVI



Benedicto XVI
"Si los españoles habláramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar"
Manuel Azaña

La obra de Levi van Veluw



 
La obra de Levi van Veluw es creada literalmente en su cabeza. El artista holandés utiliza en su trabajo diversos tipos de materiales, colores, formas, mensajes jugando con su finalidad y dando otro significado a su utilización.

La única constante de su trabajo es realmente su cabeza, lo demás cambia en una especie de juego del artista para hacernos ver más allá de lo que estamos acostumbrados a mirar. Las fotografías no son modificadas digitalmente y cada una de ellas posee una historia para reforzar a los espectadores su idea.

En esta tarde, Cristo del Calvario...



En esta tarde, Cristo del Calvario,
vine a rogarte por mi carne enferma;
pero, al verte, mis ojos van y vienen
de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza.

¿Cómo quejarme de mis pies cansados,
cuando veo los tuyos destrozados?
¿Cómo mostrarte mis manos vacías,
cuando las tuyas están llenas de heridas?

¿Cómo explicarte a ti mi soledad,
cuando en la cruz alzado y solo estás?
¿Cómo explicarte que no tengo amor,
cuando tienes rasgado el corazón?

Ahora ya no me acuerdo de nada,
huyeron de mi todas mis dolencias.
El ímpetu del ruego que traía
se me ahoga en la boca pedigüeña.

Y sólo pido no pedirte nada,
estar aquí, junto a tu imagen muerta,
ir aprendiendo que el dolor es sólo
la llave santa de tu santa puerta. Amén